Temblar

                                                                                          .
Aunque tengo un sextante 
que narra las olas
y apunta hacia el cielo 
de la poesía. 
Tú eres el único viento 
que llena mis velas 
de plumas.

No hay otro barco 
que pueda alcanzar 
a mis rojos halcones 
si a otras realidades 
deslizas mí antiguo navío. 

Y juntos, el mar y la piel, 
alzan vuelo.


Mauricio Escribano

















                                                                                              .



No hay comentarios:

Publicar un comentario