Epifanía

                                                                                          .
Desentraño tu idioma. Con cada parpadeo
sumerjo en mí mismo la luz y su velocidad
sustrayendo al espejo el reflejo del tiempo
donde te encontraba.

Llevo días así. Rondando indomable
esta siembra de estrellas que embarcan
mis venas de amor forajido.

Ya todo me desborda. Si cepillo mis dientes
la espuma se llena de boca. Y una constelación
me sonríe brillando a trasluz de tu cuerpo infinito.


Mauricio Escribano 

Imagen Anna O


















                                                                                        .






No hay comentarios:

Publicar un comentario