Crepúsculo

                                                                                          .
No sé cómo lo hago
no lo pienso.

Pero de algún modo mi mano te toca
se posa en tu hombro
y bailamos de espaldas
mientras bailamos con otros.

Lo que queda de la noche
aún insiste en la mañana
cuando los diminutivos se agigantan
y te veo armada de sexo
con las manos mojadas.

Ahora podremos
estar en paz con los errores.

Ya vimos la estadística.

Seguiremos muy juntos
así separados
viviendo de espaldas.


Mauricio Escribano 

Imagen Antonio Palmerini














                                                                                           .



No hay comentarios:

Publicar un comentario