Che mi amor

                                                                                                                                       .
De tu mano escribí mi alegría. 

A contra reloj busque letras para 
terminar el poema. Revolví los cajones. 
Y hallé aureolas del cielo en las sábanas 
del viernes. 

Sin querer te quise. Inclinada sobre 
tu cepillo de dientes. Honestamente 
te quise. Aguerrido. Por vocación 
de asalto. Despanzurrado de risa.

Quizás fue destino o la arquitectura 
de tus pómulos. El rímel negro. 
Los pájaros africanos o el Manual 
Del Guerrillero. No lo sé. Pero te 
quise riendo. Y justo ahora me rio.

Por querer cambiar tu mundo me ahogo
de risa en la selva. Solo. Humilde. Rendido. 
Como se rinde un rebelde, con el pequeño 
privilegio de poder llorarte de risa.  


Mauricio Escribano

Imagen Alexander Shark
















                                                                                          .



No hay comentarios:

Publicar un comentario