Después de hora

                                                                                          .
Íbamos a acercarnos sin 
preocuparnos demasiado
o quizás hablando en voz baja
como si corriéramos peligro.

Cruzaríamos un puente
de magnolias afligidas.

Yo le dije a la aurora que te traiga.

Solo quería estar a un milímetro tuyo
darte un pájaro en la mano
verte salir volando.

Ahora ya no sabré si existes
o si las flores que llevaba
tenían ganas de estar solas
en alguna ventana sin memoria.


Mauricio Escribano 



















                                                                                            .



No hay comentarios:

Publicar un comentario