Tras muro

                                                                                          .
No hay soluciones algebraicas para ella.
Las paredes se van estrechando
mi casa se vuelve pequeña
y será pronto una jaula.
Solo se la sueña hasta la desdicha
si se ha creído que creer haría el milagro.
No hay manera posible para ella.
Se lo dije. Se lo grite desde un tragaluz
donde ella cultiva palabras.
Y se lo vuelvo a gritar: No hay milagro
ya mi vida cabe en una lágrima.


Mauricio Escribano
















                                                                                            .



No hay comentarios:

Publicar un comentario