El aviador

                                                                                          .
Siempre fue lo que creía.

La pupila ha de enterrarse
en lo más hondo de una estrella
si se quiere reflejar sobre la tierra.

Sin embargo en el basalto
de un amor impenetrable
terminé con mis creencias.
    
Yo la amaba.

Gasté mis ojos amándola
en lo más alto
donde nadie la veía.

Y la amé en punta de pie
como ama brutalmente la ternura.

Por lo demás
aún quedan restos
de pestañas en el viento
y mis ojos que cayeron a la tierra.


Mauricio Escribano

Imagen Marta Navarro


















                                                                                              .



No hay comentarios:

Publicar un comentario