Volverse agua

                                                                                      .

  no hay nadie a bordo
         del olvido 
           el mar 
es un barco sin habitantes


Mauricio Escribano

Imagen Marat Safin 

















                                                                                        .


Piedra libre

                                                                                      .
ella me acariciaba
con cuchillos
y luego saltaba 
como un pájaro
de un miedo al otro
así iba la muerte
enamorada de mi vida
con sus zapatos de lluvia
dejando un rastro de ausencia 
igual al mío


Mauricio Escribano

Imagen Katia Chausheva

















                                                                                        .



Autopsia

                                                                                      .

arranqué tu cadáver
los ojos sin vida 
abiertos a la noche
el tallo de tus huesos
los bucles creciendo 
como flores de la muerte

—ahora estás más sola—

ni los cuervos azules
comerán lo que queda
de nosotros



Mauricio Escribano

Imagen Laura Makabresku


















                                                                                         .



Mares salvajes

                                                                                              .

hay un mar a orillas de tus pies
    allí pesco la luna 
con cada palabra que enciendo 
dejándola arder en tu boca
    de eso se trata el amor
de embarcarse errante en la noche
    y con las sabanas a flote
navegar tu cuerpo sin brújula


Mauricio Escribano

Imagen Sara Robin

















                                                                                                .


Ido

                                                                                              .

sobre este umbral
‹‹estar›› no es ‹‹estoy››
    nadie me ve aunque me vean
    guardé mi voz en el cajón
de los cubiertos
donde también junto monedas
    estar a medias es como flotar
como abrir una lata de peces rojos 
y comerse el mar sin siquiera saborearlo
    siento que alguien me habla
sus palabras zurcen bosques 
que están en otro lado
barcos que encallan en lejanas pupilas
mendigos 
profetizando el fin del mundo
     
justo ahí donde estoy yo
a metros de un ángel solitario



Mauricio Escribano

Imagen Laura Makabresku
















                                                                                               .



El séptimo día

                                                                                               .

que triste domingo de sol
todo se volvió anaranjado
    busco mis ojos
estarán escondidos en el patio
de ahí viene ese olor a humedad
a desinfectante
a cuero rancio
    sostengo mi cabeza entre las manos
porque hoy es domingo
y mi cuello no quiere trabajar
    ¿dónde estarán mis ojos?
    ¿cómo es posible que aún pueda
ver desde estas cuencas vacías?
    y que encima esté llorando



Mauricio Escribano

Imagen Katia Chausheva

















                                                                                               .



Ahí

                                                                                              .

detrás de esta casa corre una ruta
    aquí los libros tienen ojos
los helechos trepan las paredes
y la muchacha es inocente
    la luz le entra por la boca
cuando ríe
    a veces los pájaros se lastiman
contra las ventanas
    no le importa sentirse mal
    repito   la muchacha es inocente
    tiene una mano de cobre bajo la axila
y la otra hendiendo su entrepierna
    ella sabe que estoy acá
mirándole los dientes
mientras le tuerce el cuello 
a una paloma
    temblorosa porque sangra 
en primavera
    escuchándola en las noches
vagar en soledad
como una niña nocturna
    repito   no le importa sentirse mal
    ella sabe que estoy acá
    mi tarea consiste 
en ser el hombre de su casa



Mauricio Escribano

Imagen Sara Robin
















                                                                                             .



Ovillos de agua

                                                                                               .

de alguna manera 
el agua sentirá si llueve
como dos que lloran 
se oyen en los ojos
    la profundidad 
nunca está en otra parte
    ahí donde estás 
esperándome
    yo te espero 
a vos


Mauricio Escribano 

Imagen Diane Powers
















                                                                                                 .





Esa luna en su boca

                                                                                              .

ella me espera despierta 
no porque sea incrédula 
sino porque hay un sueño 
entre nosotros
    cada vez que vuelvo
desandando mis pisadas
ya más cerca del cansancio
la noche me espera despierta
    como una fotografía
como un espejo negro
como un interrogante


Mauricio Escribano

Imagen Katia Chausheva

















                                                                                                .


Racimos de luz

                                                                                              .

asomará la siembra
despertará sobre el campo
alguien cortará sus membranas
hay un anhelo voraz 
en el que escarba
una insistencia en el adentro
con los dientes clavados 
en el corazón
alguien juntará los retazos 
de las horas
alzará la luz desmayada
quedarán los muñones en la tierra
llegarán bandadas de pájaros
y otra vez la muerte
será palabra santa


Mauricio Escribano 

Imagen Laura Makabresku


















                                                                                                 .


Abrigar el silencio

                                                                                      .

alguna vez fui joven
pero aún no sé
quién talla el aire
ni si es preciso saberlo
sólo un niño a esta altura
se arriesga a lo intangible
cuando apenas es tiempo 
de mirar a los pájaros
de ver un río
de encontrar un amigo
en nuestras propias cavidades
o de comer un tomate
mientras nos disolvemos
en la transparencia del aire
con lo poco que sabemos 
de nosotros mismos


Mauricio Escribano 

Imagen Analía Manetta

















                                                                                       .



Miles Davis

                                                                                                                         .






                                                                                                                           .



Luces en la hierba

                                                                                                                          .


yo me subí a mis huesos para verte
y vi que andabas sola y bella
en tú delirio de láminas azules
    mordías un pan tibio 
como una bestia honrada
    y te llevé conmigo dentro de la noche
con tus agujas tristes
hacia la boca de los pinos
    ibas coronada de vocales hechizadas
tus vértebras serenas
por hondas galerías de glicinas
    de algún modo yo dejaba 
que te vayas con mis ojos
lejos de mí
de mí impulso de nombrarte
    no quise acostumbrarte 
al rumor oscuro de mi sangre
ni a mis fósforos 
de pensativos resplandores
    pero te di una piedra verde 
y un resto de esperanza
    y te di una luz caliente 
que bebiste de rodillas
dejando tú contorno entre la hierba


Mauricio Escribano 

Imagen yigituygur














                                                                                     .




Uvas negras

                                                                                      .

la noche atragantada
el vaso
una fotografía
la sangre bajo llave
un pie dentro del agua

alguien lleva su maleta 
cargada de distancia
alguien huye de su sombra
una sombra que se agranda 
y le pisa los talones

están los que se fueron 
a formar pareja con la niebla
están los que no vuelven al amor
y están los que se imponen
los que insisten
aún en el cuadrante del olvido

estoy yo
traspasado por los astros
bajo otro cielo raso
filosofando con la mancha 
de humedad y la telaraña

tan lejos de tus uvas
sensitivas
del sudor preescolar 
de tu cintura
donde hacías contacto 
con los grillos

de tus piernas retenidas
por mis brazos
antes de ensuciarte toda
salpicándote de mí 
desde una torre
donde un santo se flagela

así de serio
sobre el ala de febrero
sabiendo que vos fuiste 
mí hipnótico racimo

no lo olvides
como nunca estoy pensando 
en estar triste
esperando inútilmente 
que tu boca me lo impida


Mauricio Escribano 

Imagen Kristamas Klousch


















                                                                                         .



Espejo infinito

                                                                                      .


noto la espuma ocre del arroyo
la tierra hecha con pieles de bisonte
busco algo pequeño en lo alto
de las piedras

un puñado de niñez
un aceite de canela
una matita de flores 
que cuidar como una herida 

el agua entreabierta 
refleja aves profundas
sus picos gotean 

sin embargo todo es nada
si no veo mis ojos cuando miro
si no sé que a mí me miro 
cuando veo


Mauricio Escribano

Imagen Noelle Buske

















                                                                                       .


Yo acá

                                                                                                                         .

golpeado por el viento
el cerebro musculoso 
las palabras insensibles
anestesia la piel roja
llaga corazón de plano
cerveza consejera
desilusión de mí mismo
ojos duros cuerpo rígido
insensible lastimado
ojos sucios


Mauricio Escribano

Imagen Hélène Desplechin


















                                                                                       .



Ahí donde las nubes se desatan

                                                                                      .

hace mucho que llueve 
van a ser como mil lluvias
pero no me expliques nada 
yo me doy coraje a la intemperie
y me tiendo en algún lado 
a esperar que pase la tormenta

esa lluvia inoportuna
esa nube en tu pestaña


Mauricio Escribano 

Imagen Marat Safin 

















                                                                                       .



Te lo firmo con sangre

                                                                                      .

aún puedo montarte
en el viento
llenarte de rabia
morderte el silencio

aún mi lengua
se adentra furtiva
en tu boca dormida
robándote el sueño


Mauricio Escribano

Imagen Marat Safin

















                                                                                     .



Chucherías

                                                                                       .

anduve por la feria
te compré flores azules 
de tallos sumisos 
hilos ovillados como gatos
recorrí todos los puestos
hasta dar con un corpiño 
que soñaba con tus pechos
también traigo cerezas 
que se agrandan en tu boca
un vino añejado 
en el sótano de un bosque
una baguete y un queso rancio
me duele haber tenido 
que dejar algunas cosas 
la espuma para el baño
una caja con antiguos 
abalorios 

es que el dinero 
ya no alcanza para nada
aunque digan que el amor 
no tiene precio


Mauricio Escribano 

Imagen Marat Safin






                                                                                       .