El séptimo día

                                                                                               .

que triste domingo de sol
todo se volvió anaranjado
    busco mis ojos
estarán escondidos en el patio
de ahí viene ese olor a humedad
a desinfectante
a cuero rancio
    sostengo mi cabeza entre las manos
porque hoy es domingo
y mi cuello no quiere trabajar
    ¿dónde estarán mis ojos?
    ¿cómo es posible que aún pueda
ver desde estas cuencas vacías?
    y que encima esté llorando



Mauricio Escribano

Imagen Katia Chausheva

















                                                                                               .



No hay comentarios:

Publicar un comentario