A.M

                                                                                                                                        .

De dos a tres es el asunto
ya después no hay refugio
no hay refugio después de las tres
ni a las cuatro ni a las cinco.

Yo quiero tu cuero cabelludo
vos le pedís al mozo
un ojo de mi cara.

El mozo se va
pisando el charco de sangre.

Ni la mañana ni la noche
de dos a tres es el asunto.

En el bar vos y yo
besándonos la furia.


Mauricio Escribano 

















                                                                                              .



No hay comentarios:

Publicar un comentario