Siglos de arena

                                                                                          .
Una momia es mi amante. En todo
encantamiento donde una pirámide
oculte una barca que vuela.

Dime entonces. Si arribaron las flores
que dejé en la tumba. Y al fin sigue
diciendo. Allí donde sea que tu alma
y la lluvia.

Di mi nombre otra vez y el conjuro
que despierta el amor debajo de la tierra.


Mauricio Escribano

Imagen Laura Makabresku

















                                                                                            .



No hay comentarios:

Publicar un comentario