Maleficio

                                                                                          .
Ha montado su sexo sobre mi ataúd.
Porque entonces le nacen alitas
de azul muselina. Esfera y silencio.
Le divierte el silencio. Su erección.
Mi rugido. El dialecto de los monasterios.

No tiene bordes la luz de nuestros corazones.
Ni la sangre del texto que cae en racimos.
Ella canta a la cruz y a las piedras oscuras.
Al vacío le canta. A la perpetuidad de la lluvia
y el viento.


Mauricio Escribano

Imagen Laura Makabresku


















                                                                                             .



No hay comentarios:

Publicar un comentario