Circe

                                                                                           .
Algunos silencios crecen, llaman a la puerta,
entran sudorosos, como uno solo, gordo y estúpido, 
pero serio. El silencio habla poco o casi nada, 
pero duerme todo lo que puede.

Tú le gritas, lo golpeas, luego te disculpas,
te muestras elevada, echando humo por 
la boca rota: Lo observas como a un gato 
mal herido que vino a morir a tu casa.

Entonces siempre llueven chispas 
y caen cenizas sobre tus alas de estruendo.

Miras tus libros apilados contra la pared,
viejos amigos con los que ya no conversas,
buscas tu rímel, tu lápiz de labio, le metes
colorete a tu corazón triste, para que el silencio
domine tu cintura y te toque los senos.

Hasta que por tu mejilla vuelve a rodar
una lágrima negra (mientras el silencio 
se te mete en los huesos), y bates tus alas 
frenética, sin poder levantar vuelo.


Mauricio Escribano

Imagen Katia Chausheva

















                                                                                                .



No hay comentarios:

Publicar un comentario