Nomeolvides

                                                                                  .

Cerré el cuaderno. Adentro quedó 
la alegría de tus ojos obstinando 
la llovizna. Un último —te amo— 
de buena ley, de aquellas veces,
cuando con la rebeldía de los gatos 
curioseábamos los resortes del amor. 
Aquí la noche, y mis manos como 
dados impacientes tirando del hueso
de la suerte, ganándole al sarcasmo 
de ese tarro que tengo para el hambre 
y la soledad. Cerré el cuaderno. Adentro 
quedaron las hojas de tus labios suaves. 
Y si algún día vuelvo a abrirlo, sé que 
encontraré ese alivio de linternas en 
lo oscuro, que sentimos al mirarnos.


Mauricio Escribano 

Imagen Noelle Buske

















                                                                                  .


1 comentario: