Los negadores

                                                                                      .

Nos fuimos acostumbrando.
Pusimos un reloj sobre el marco
de la puerta señalando el espanto
de la casa. Desde entonces
fue de noche. Si alguien abría
esa puerta un viento prepotente
apagaba nuestras velas.
Sabíamos que al fondo del jardín
la madreselva ardía sola.
Y que allí la voz de Dios hablaba
entre esas flores que trepaban
las paredes tratando de encontrarnos.


Mauricio Escribano

Imagen Lauren Simonutti

















                                                                                     .



No hay comentarios:

Publicar un comentario