Indicios

                                                                                  .

Había la pureza del yunque en ese vino negro
de vergonzosas uvas, y la noche sigilosa en
medio de aquel asco que la mugre siente por
sí misma, cuando todo está lloviendo dentro
de la casa. Más allá los árboles (que son muchísimos)
eran asaltados por relámpagos de luz terrible,
y se escuchaba una risa amorosa correr descalza
dentro del bosque. Y después nada.


Mauricio Escribano 

Imagen Polina Whashington









                                                                                  .




No hay comentarios:

Publicar un comentario