Crepitar

                                                                                      .

Todas las cifras de la luz 
cabían en tus ojos,
no tenía bordes el amor. 
Los relámpagos
giraban su cabeza para vernos 
y cada rayo de sol 
posaba un pájaro en tu pelo.

Será que la luz hizo sus cosas, 
quizás llamó a sus muertos. 
Porque sólo quedó un fuego
quemando nuestros huesos en la luna,
y una eternidad sin rastro 
de nosotros.



Mauricio Escribano

Imagen Katia Chausheva


















                                                                                     .



No hay comentarios:

Publicar un comentario