Llegar de un zas

                                                                                      .

A veces
sostenía una taza llena
de resignaciones,
blanca, incandescente,
como un cuenco de perezas.

Otras
sujetada a las higueras
se bañaba en pimienta,
se pintaba los labios,
y su vestido brillaba
repleto de flores.

Pero esta vez
sintiendo la impaciencia
del amor en todas sus cavidades,
soltó la cinta de su pelo
y corrió hasta perderse
en una nube violeta.



Mauricio Escribano

Imagen Noelle Buske 


















                                                                                       .



1 comentario:

  1. Precioso

    El amor cambia los ritmos
    La pausa acelera el latido
    nacen alas en el deseo

    ResponderEliminar