día a día

                                                                                 .
Les pregunté por la emoción 
de aquel libro entre tus manos, 
si alguien sabía dónde encontrar 
una maleta esmeralda, si tu pecho
quedó abierto a la luna o galopabas 
lejos, mientras la lluvia en su liquida 
ceguera inundaba nuestras cosas. 
Les pregunté además de tantas 
otras si sabían de tus ojos, si llevabas 
tus muñecas, y que alguien diera aviso 
de mi paso por tu boca, de los días 
que te busco locamente en los armarios,
y en el mismo espejo ciego donde doy 
contra mi frente, cuando creo que te 
encuentro.


Mauricio Escribano 

Imagen Diane Powers














                                                                                  .





1 comentario:

  1. A veces o casi siempre, leerte arruga el alma, será que la mía sangra.

    Un abrazo

    ResponderEliminar