Las mil y una noche

                                                                                      .
La desnudé en invierno.
Se la quité al encanto
del cristal sobre la hierba.
Cuando la sombra de la lluvia
cabalgaba caracoles
y toda ella era una lámpara
obstinada.

Yo andaba oculto
con los ojos sin respuesta.

Ella no quiso hacerse
cargo de la hora
ni decidir con la pezuña
de las veces. Y se quedó
besando los detalles
demorada como un ave
sin memoria.


Mauricio Escribano























                                                                                                                        .



1 comentario: