Fosfato de calcio

                                                                                      .
Barre el polvo. Elude los relojes. Sabe bien 
que ningún hombre beberá las arterias ingeniosas
de sus flores, ni se dormirá sobre su pecho, 
gratamente abatido por un hechizo de geranios.
Bajo la somnolencia de los árboles se le hace 
tarde para todo. Ella abre y cierra puertas 
que no dan a ningún lado. Si pregunta por la sed, 
rompe a llorar con la violencia del cristal 
cuando se parte. Ya ha pasado tanto invierno 
sin que nadie encienda el fuego, que acaso 
la tristeza ha enrojecido sus lunares. Nadie 
insiste al otro lado del jardín. Cada noche 
escribe cartas de amor a un hombre muerto. 
Y en su cuarto las muñecas aún la miran siempre 
niñas, mientras ella envejecida se atraganta 
con un pájaro.



Mauricio Escribano 

Imagen Katia Chausheva


















                                                                                     .


No hay comentarios:

Publicar un comentario