El último horizonte

                                                                                  .


Intento dilucidar cómo esta ballena gris que cabe en mi mano, es todo lo que 
quedó del océano. Y puedo llevar conmigo este mar diminuto, como si fuera 
el último jabón que queda en el mundo. Yo el predicador en medio del 
desierto, portando la semilla del agua.


Mauricio Escribano 

















                                                                                 .



No hay comentarios:

Publicar un comentario