Confinados al encierro

                                                                                  .

La lluvia caía sin darse cuenta
como si volviera a levantarse
de sí misma. Adentro algunos
panes se partieron dejando salir
el suspiro de la harina. Pero nadie
se fijó en el porvenir ni en la rabia
de la hiedra consignada a las sombras
de la casa. Sólo bajaron los ojos
convencidos que la lluvia duraría
para siempre y que afuera el infinito
era un infierno de agua. Enhebrando
cada gota.


Mauricio Escribano 

Imagen Lauren Simonutti







                                                                                  .


No hay comentarios:

Publicar un comentario