El impulso de las horas

                                                                                  .
Todavía usas el antifaz de los arbustos
y ardes en la humedad 
que te inyectan las flores. 
Aún se nota el estupor de tu vestido 
colgado en los alambres de la noche. 
Hay tomos eternos describiendo 
tu melena de palomas.
Y pensar que yo supe tenerte muy 
cerca. Hincarte los dientes. Más cerca 
volver a morderte y sentir otra vez 
que se tajan de miel tus pezones. 
Fue un honor asaltarte las piernas.
Que tus piernas me mojen.
Y arrancarle las alas al sujetador 
hasta verte caer en mis ojos.
Te lo digo con respeto. Convencido
de tristeza. Como quien se quedó solo
ante el último recuerdo.


Mauricio Escribano

Imagen Kristamas Klousch



















                                                                                  .


No hay comentarios:

Publicar un comentario