Lo que me faltaba

                                                                                      .



Un gato, o quizás mi gato, porque aunque no es mío
todas las noches entra en la cocina
y se trepa a la mesa donde yo garabateo un poema,
se pasea, se echa sobre mis libros panza arriba,
y ronroneando va mordiéndome los brazos
amorosamente a gusto entre las cenizas y el teclado
y mi no creer en nada.


Mauricio Escribano 


















                                                                                      .



No hay comentarios:

Publicar un comentario