Y eras mi eternidad

                                                                                              .

Lo abandonamos en una calle
rosada y húmeda
bajo un remiendo de luz tántrica.
Ya no es ni tuyo
ni mío. Ya no habrá amor
en las pupilas.

Si sobrevive
será un agua de azúcar
un higo errante.


Mauricio Escribano 

Imagen Antonio Palmerini 

















                                                                                            .




No hay comentarios:

Publicar un comentario