Ajada felicidad

                                                                                      .


me preguntaba
de qué ríe el mundo
y con un vidrio
me corté la comisura de los labios

quise extender mi sonrisa
ser otro comediante encantador
y vi que mi sangre brotaba feliz
satisfecha de mi tarea

ahora con la boca destrozada
me veo horrible en un trozo de espejo
y sin embargo a todos les causo gracia


Mauricio Escribano 

















                                                                                   .



No hay comentarios:

Publicar un comentario