Mano a mano

                                                                                                                                   .
Me duermo despierto,
mucho buscar sin dar con nada,
pestañeos de oficio narcótico.

La noche como una ciega
pidiendo limosna, predicando
el abismo, alargando su mano muerta
ante tus ojos.

Detrás del vidrio la calle ocupa todo,
entuba pájaros caídos, vientos trasnochados,
gatos cardinales imantados por la luna.

Si no entendiera tu costumbre
de arder cuando está oscuro
diría que el amor es eso que entristece
como un resucitado.

Acá estoy donde no hay sitio
buscando arterias que eran tuyas.

Y no tengo otra razón
que la de un niño al que besaste,
dejándole una mariposa en la garganta.


Mauricio Escribano 

Imagen Sinz101
















                                                                                            .




No hay comentarios:

Publicar un comentario