Aguar-dar

                                                                                             .

Venían las nubes
quizás alguien las llamaba
un perro ladraba al infinito.
Yo estaba enchufado a la intemperie.
Nubes sin remedio
fantasmas
quizás alguien los llamaba
alguien polvoriento
subido a una liebre
alguien con una vara de agua.
Yo me colgaba del abismo
escalaba las nubes que venían
la helada tormenta
buscaba un crucifijo
un rayo de cerveza
un violinista.
Quemaba mi barba
ebrio de lluvia
hasta que se hacía de noche
y la lluvia no llegaba.


Mauricio Escribano 

Imagen Katia Chausheva 
















                                                                                              .




No hay comentarios:

Publicar un comentario