Arder

                                                                                      .

sus dedos se apoyaban en el aire
y llegaba sin anuncio
crecida de una hoguera
toda su juventud
brillando como un sable en una danza.

mío era su acto
su ritual de abeja
yo pulseaba su belleza
con el viento de mis manos
y mi voz se derramaba
acorralando su cadera.

en mis ojos turbios de alcohol
bailaba la implacable
en frente de mis años
dejaba en mi chatarra su descaro
sus piernas arriba de mi vientre
en mi boca sus collares.

y yo quedaba lejos
tan lejos y solo en una isla
delante de una hoguera.


Mauricio Escribano 

Imagen Florencia Ortiz 

















                                                                                      .



No hay comentarios:

Publicar un comentario