Unicornio

                                                                                      .

Ella se zambulle en la turbulencia
para quitarse otro rostro. 
Yo le bebo toda el agua 
que sale de su pecho 
y anuncio que su nombre 
todavía no es su nombre 
sino un viejo sombrero sin fondo. 
Ella por la noche pide carne 
porque ya no tiene forma. 
Yo le recuerdo que aún no es la muerte 
y eso la ayuda a irse más lejos 
a empujar pesadas puertas
a intentar seguir naciendo.


Mauricio Escribano

Imagen Laura Makabresku
















                                                                                        .




No hay comentarios:

Publicar un comentario