Desde el cielo

                                                                                              .

de noche
sobre el techo vencido
agarrado de la chimenea
veía como ardían las ranas

se tomaban de la cintura
se inflaban como panes
un canto encantado
les brotaba del esófago
y la zanja se llenaba de oro

altísimo
veía cosas que nadie veía
escuchaba conversaciones de novios
y mientras bebía el licor de la abuela
arrojaba piedras sin rumbo

luego como un ladrón
volvía a entrar en mi cuarto 
y me dormía con miedo
luchando contra los monstruos
que salían de las paredes

de niño
estar a salvo
era una situación peligrosa


Mauricio Escribano

Imagen Aela Labbé

















                                                                                           .






No hay comentarios:

Publicar un comentario