Viento marino

                                                                                                                                        .


Ya lo saben las aves del puerto
al dar vueltas al barco. Porque
galopé mares detrás de un delirio
y a la inmensidad la hallé anclada
en tu cuerpo. Era un caballo mío
perdido en tu sangre. Haciéndote
el mar en las venas.


Mauricio Escribano






.




No hay comentarios:

Publicar un comentario