Vida mía

                                                                                           .



En el desespero del beso
antes de ese engrudo
de labios abiertos.

Si alzaba los ojos
si me veía esperándola
una pequeña colina
declinaba adelante.

Entonces ella bajaba corriendo
en sus viejos zapatos
que eran como escuelas
de danzas febriles.

Y en ese momento la luna
desierta de flores
hubiera querido rodar
a mi boca.


Mauricio Escribano
















                                                                                             .



No hay comentarios:

Publicar un comentario