El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy

                                                                                           .



Esa mujer que se esconde en su pelo
y en las calles
desnuda las puertas cerradas
de golpe hoy ha robado
y no sintió miedo.

Sabe que comienza a lo lejos
que está perdida
y es la luz
de una estrella fantasma
muerta hace tiempo.

Observa que yo la he notado
(no diré nada)
son mis ganas mudas
de cocinarle esperanzas
aunque me coma los ojos.

Como un acróbata 
que cae de la cuerda
un hambre carísimo 
saltó de su sangre.

Ahora sé que llegó 
desde el cielo
ella es la piedra rota 
en innumerables pedazos.



Mauricio Escribano 






















                                                                                                                                          .



No hay comentarios:

Publicar un comentario