Post data

                                                                                            .
Te invito a olvidarme
a que hurgues mis palabras
con tu lengua de cuarzo
hasta que mi nombre se haga polvo.
A que tú ya no
(y) a que aceptes mi renuncia.
Te pido que no guardes nada
deja que el amor se vaya
por un largo pasillo de Buenos Aires.
No te distraigas más conmigo
que la soledad sea una plaza vacía
otra noche de alzhéimer
un espejo cobarde.
Yo pago los tragos
obsequia a otro hombre
camínale descalza sus calles de adoquines.
A mi déjame tu crueldad
como un pisapapeles.
Tu ansiedad dásela a otro.
Yo adoro esta libertad
ser el Sputnik que mandaste al espacio.


Mauricio Escribano 


















                                                                                           . 



No hay comentarios:

Publicar un comentario