Cansar

                                                                                                                                        .
Me dolía el pecho 
el trigémino y el tercer ojo
cada nervio craneal
las yeguas echadas al fuego
y el día me dolía como un punto fijo.

Me dolían los asaltantes de jardines
en tu vestido de hiedra
el incendio del rocío
la ceguera de los acueductos
una flor dentro de otra.

Las huellas digitales
con su tacto
de remolinos melancólicos
el vino que se hacía crepúsculo
el crepúsculo calcinándose
en mi boca 
mi boca me dolía
sin tus senos inmóviles
y mis ojos me dolían
como cuevas resbalosas.

Me dolía todo el aire
toda el agua
todo el fuego
en la tierra me dolían las palabras
y estos labios partidos
en el mármol del invierno.

Me dolían los ni siquiera
la húmedad en las cenizas
las trenzas de ajo triste
y la música de Bach
como un grito de mandrágora.

Todo lo que hiciste
para que doliera me dolía
mientras jugabas detrás mío
a cambiar mi rostro de colores.


Mauricio Escribano 

Imagen Oxana Mazur
















                                                                                                .



No hay comentarios:

Publicar un comentario