Solo para mí

                                                                                                                                        .

Te llevan esclava de la noche
bailando en los talleres de la luna.
Tocando corazones con la punta
de los dedos. Y me pregunto
al espejo, si este es el amor
de cada día. Pero el amor
se esconde. Es un venado
huérfano en el ojo de un cuchillo.
Me hubiera gustado ser 
otro soldadito de plomo
haciendo dedo en tu cintura.
Un hombre más. O mejor dicho, 
que seas para mí esa mujer de todos,
la que han herido y se castiga.
Una pobre mujer que olvidaré mañana.
Y yo un extraño: Que al soltarte 
la trenza no le duela, las veces 
que así te le desnudas a cualquiera.


Mauricio Escribano 

















                                                                                            .



No hay comentarios:

Publicar un comentario