Gota a gota

                                                                                          .



Anda mi piel dando un grito que quema
y esta lengua olvidada en una silla
con la boca lloviéndole encima.

Y pensar que ardieron estos labios
hoy subidos a los techos.
Si es que supe preguntar
mis preguntas ya no alcanzan.

Con estos guantes de alambre
ahora escarbo los espejos
en busca de tu rostro.

Esta noche pudo ser pequeña
y no lo ha sido. Tengo un charco
de mujer bajo la cama.


Mauricio Escribano 








                                                                                               .





No hay comentarios:

Publicar un comentario