A fuego lento

                                                                                          .



Andabas lenta. Devorando 
libélulas con alevosía. 
Toda la distancia tu trenza 
serpenteando el camino.

Cientos de miles de kilómetros 
hasta el volcán y yo te seguía.
No había otro infinito. 

Tus pies sin refugio 
predicaban el fuego.


Mauricio Escribano 


















                                                                                              .



No hay comentarios:

Publicar un comentario