Lo que dura la noche

                                                                                           .



Es una puerta sufrida
la que aún derrota mis manos.
Una puerta y su más allá irremediable.
Un orden de criaturas inmóviles
donde una lámpara triste
le aplica luz a mi sangre.
No había nadie esperándome.
Allí me he dormido borracho
sin que nadie responda al silencio
(como un discreto borracho)
supervisando en la puerta
su antiguo abrirse en tus manos.


Mauricio Escribano
















                                                                                            .



No hay comentarios:

Publicar un comentario