Bonita mía

                                                                                           .



Recuerdo el sol en tu vestido
porque ibas de blanco a mi lado
muy siempre casi nube.
Y tus ojos como dos recién nacidos
hacían de la luz una fiesta de tersuras
calladas y tenues. Yo con orgullo 
te abría las calles repletas de tilos
cruzando del brazo veredas en sepia
que te conocían. De allá. De la ausencia 
que exhalan los libros después de leerlos
y las chimeneas que tiene la luna.


Mauricio Escribano 







                                                                                       








                                                                                      .



No hay comentarios:

Publicar un comentario