Silencios azules

                                                                                              .

No sabía que al abrir la puerta
me esperaban fiordos
de mares indiferentes,
ni que atravesaría bosques
habitados por dioses desconocidos.
No, la verdad es que ignoraba,
que al dejarte atrás, la soledad
sería un paisaje de gigantes,
donde apenas me querías.


Mauricio Escribano























                                                                                                                                     .





No hay comentarios:

Publicar un comentario