Salvarse

                                                                                      .

Me fui al salir la noche.
Siguiendo un eco en el asfalto
un sonido muerto
ese rastro que dibujé en mi infancia
por si acaso me perdía en el futuro.
No agregué ni una palabra
no me opuse a tu muro del lamento.
Ya había llorado sin que arda
tu cintura fugitiva. Y una vez
desgastado mi cuchillo
disputándote a otros hombres.
Partí con el agua justo al pecho
pasando noches por encima
de un alambre. Sabiendo igual
que te uniría la tristeza
al coro de esas voces que yo
había degollado.


Mauricio Escribano

Imagen Katia Chausheva

















                                                                                     .



No hay comentarios:

Publicar un comentario