Vos

                                                                                                                                     .

La vi en la esquina de la Biblioteca.
No, no la vi. Se me mostró que no
es lo mismo. Tantas cosas para ver,
y ella brilló como un relámpago.
Porque quiso, claro. Desató su pelo
de alas negras, y me asaltaron
golondrinas en el aire. Si lo pienso,
los dedos se me meten en los ojos.
Yo era un ángel agotándose en el libro
de otros besos. Ya estaba próximo.
Y venía de recorrer un tiempo muerto.
Por eso haciendo un ademán me señaló
con su sonrisa. Quiso que me acerque
a respirarla. Claro, que quiso. Recién
entonces comprendí, que yo venía
caminando de muy lejos. Sobre
una linea en la palma de su mano.


Mauricio Escribano 

Imagen Manuel Garcia Campos
















                                                                                             .
                                                       


No hay comentarios:

Publicar un comentario