Relojes dormidos

                                                                                                                         .

la vi entre las flores efímeras 
en medio de un delirio 
sabiendo que se desvanecía

cada noche acudía puntual al insomnio
y éramos tan novios
que el viento inclinaba tormentas
sobre nuestras visiones 

ella me hincabas las uñas
en nombre del desvelo 
y yo con los dientes levantaba su falda
para darle la lluvia

acaso por eso se quiso morir 
dónde el agua brillaba
y yo quise al morirme con ella
encontrarla de nuevo


Mauricio Escribano 

Imagen Laura Makabresku


















                                                                                       .




No hay comentarios:

Publicar un comentario