Última estación: el paraíso

                                                                                      .

He estado tan distraído
que se hizo invierno la noche
y casi casi se me olvida
que corresponde a las flores
estar vivas mientras puedan.
Así que tú mi amor
disfruta las flores de la juventud
mientras tengas primavera.

Que no te toque mi suerte
ni te devore la luna
envejeciendo en mi nombre.


Mauricio Escribano























                                                                                                                            .




No hay comentarios:

Publicar un comentario