Nuestro silencio

                                                                                      .

Ya hay un hombre
que te puebla de sardinas
de vinos colegiados
a la hora de las brujas.

Tendrá lo pulcro de tu sexo
pero le ocultarás
mis feroces dibujos en tu cara
y el terrible altar
donde nos volvíamos traslucidos.

Sé cómo si engarzara un brillante
que su mirada aún no te ha visto
él sólo impone su voluntad
desliza sus músculos 
se desvanece en lo inmóvil.

Hasta el último futuro
se aprende en el potrero
y el ahora es una carta 
que aguarda ser abierta.

Decide ¿De quién es tu dulzor
la luz de tu nostalgia?

Vos también sabes
que aunque no nos quede nada
dentro tuyo mi latido
es incesante.



Mauricio Escribano 

Imagen Sinz101


















                                                                                       .



No hay comentarios:

Publicar un comentario