Aún

                                                                                      .

te veo dormida
eterna en la penumbra
sin dar pelea
como si no quisieras
volver del sueño

toda vos desnuda
deletreando la noche
tus pezones indefensos
custodiados por mis manos

y sin embargo
voy a comerme a Cristo
en la iglesia de tus ojos
beberte el corazón
dejar flores en tus zapatos


Mauricio Escribano 

Imagen Marat Safin 
















                                                                                      .



No hay comentarios:

Publicar un comentario