Después de la tormenta

                                                                                                                         .

Parecía que nadie más
había hecho crujir las hojas numerosas
de aquel bosque

Ahí estaba
abierto y derrumbado
bajo un sol de sangre seca
con un letrero que ya no dice nada

Al fondo
había estantes llenos de pájaros
sombras chinas
rondas de brujas
y los dientes de un poeta
que murió hace casi un siglo 

Me reconoció de inmediato
quizá esperaba que yo vuelva a perderme
buscando aquel juguete de la infancia

Pero esta vez 
nos miramos seriamente
riéndonos a carcajadas 


Mauricio Escribano 

Imagen Helene Desplechin 
















                                                                                      .



No hay comentarios:

Publicar un comentario